Cómo difundir contenidos: ayuda básica para no pifiarla

9 mar

Difundir contenidos, artículos, e-books, infografías, videos… es algo absolutamente necesario para darte a conocer y generar interés en torno a tu marca personal o a tu negocio.Pero esta necesidad que tenemos de difundir lo que hemos creado nos conduce a menudo a cometer errores que pueden, y deben, evitarse.

Si comienzas a difundir tus contenidos sin meditar bien cómo lo vas a hacer, es fácil que no obtengas los resultados esperados e incluso que perjudiques tu imagen/tu marca/tu producto.

Te propongo que repasemos juntos los errores más frecuentes a la hora de difundir contenidos y que veamos cómo podemos evitarlos para ser más eficaces en la difusión.

Vender por internet

Difundir para crear audiencia

Bueno, pues ya está.

Ya has creado una nueva entrada en tu blog: un buen artículo (video, infografía, caso de estudio, comparativa, presentación…) que promete atraer hasta tu web a un buen número de personas interesadas en tu “producto”.

Tu contenido está recién salido del horno (crujiente y delicioso) pero nadie sabe que está ahí. Tienes que buscar a tu audiencia y compartir tu contenido con ellos. Así que ahora toca empezar a difundirlo, darlo a conocer, propagarlo, divulgarlo a los cuatro vientos.
Y claro, lo primero que piensas es que… a mayor difusión, mayor repercusión.

Es decir: si consigues que 100 personas sepan que este contenido existe tendrás más posibilidades de atraer a gente interesada en él que si consigues llegar solo a 50 personas.

O sea, es lógico pensar que si la difusión es grande conseguirás una mayor audiencia en un menor plazo de tiempo.

Aunque estadísticamente este planteamiento es irrebatible tengo que decirte que esto, a la larga, es un ERROR.

Veamos por qué.

Canales para difundir contenidos

Para difundir tus contenidos vas a utilizar, seguro, el mayor número de canales a tu alcance.

  • La propia web o blog en el que está alojado el contenido
  • Las redes sociales: Twitter, Facebook, LinkedIn, Pinterest, Instagram…
  • los agregadores de contenido: Menéame, Divoblogger, Karmacrazy…
  • Foros, colaboraciones en otros blogs, newsletter, mailing…
  • “Pos yastá”. “Las utilizo todas y así tendré más posibilidades de que mi contenido llegue lo más lejos posible. Me pongo manos a la obra y con paciencia y buena letra expando mi mensaje por todos los rincones de la red”.

Bueno, siento decirte que no funciona así. No es así de simple.

¿Por qué?

Fundamentalmente porque si haces esto te estás convirtiendo en un… spammer.

El concepto de spam en la difusión de contenidos

La mayoría de la gente asocia el concepto spam al mundo del correo electrónico.

El spam es el correo electrónico no deseado, el correo basura, el correo comercial que llega a tu buzón sin que tú lo hayas solicitado ni autorizado.
Ese correo molesto que casi nunca tiene nada que ver contigo suele enviarse masivamente, es decir, es un mail que recibes tú al mismo tiempo que otras miles de personas. Es un correo indiscriminado e invasivo.
¿Ves ahora la relación?

Eso mismo es lo que tú haces cuando, para difundir tu contenido, lo envías a diestro y siniestro con el objetivo de “difundirlo”.
Y ¿qué ocurre cuando recibes spam?

Lo más común es que ignores y/o borres ese molesto contenido sin más, colgándole al emisor del mensaje la “etiqueta” de… pesado, coñazo, imbécil, capullo, etc., por lo que no solo no has conseguido tu objetivo sino que además has perjudicado tu imagen.

Cómo evitar convertirte en spammer 

Para evitar ser percibido como un spammer lo mejor es que selecciones y analices bien los canales en los que quieres difundir tus contenidos y, sobre todo, que cumplas las normas de funcionamiento de cada uno de estos sitios. Muchas veces es el desconocimiento de esas normas lo que provoca que te pases de la raya y seas penalizado, expulsado o avergonzado públicamente.

Vamos a ver esto por partes.

Evitar el spam en tus perfiles de redes sociales

Todas las personas que te siguen en las redes han aceptado voluntariamente recibir los mensajes que escribes. Pero eso no te da derecho a bombardearles continuamente, permanentemente, insistentemente, con tus propios contenidos.
Si utilizas tus redes únicamente para difundir tus contenidos serás percibido como un spammer y, en consecuencia, quizá algunos dejen de seguirte o te silencien/ignoren.

En el peor de los casos reportarán a la red social un informe de spam. Todas las redes incorporan ya opciones para que el usuario marque como spam las entradas que considere invasivas.

En cambio, si eres una persona activa en la red: comentas, sugieres, regalas likes/favoritos/+1, y compartes y difundes contenidos de otros, tu red de amigos o contactos estará más abierta a recibir la difusión de tus contenidos propios.
La mejor manera, sin duda alguna, de generar interés y llamar la atención con tus contenidos es mostrar previamente interés hacia los contenidos de otros.

Leia também:  Landing page: Cómo, qué y por qué

Premia a quienes generaron esos contenidos, hazles saber que te han sido útiles, ayúdales a difundirlos y ellos, normalmente, te corresponderán con la misma moneda, por lo que tu alcance será mayor.

Evitar el spam al difundir contenidos en grupos y foros

Tengo la sana costumbre de interesarme por las personas que comentan mis contenidos y/o los puntúan, así que (siempre que puedo) accedo a su perfil para ver quiénes son, qué hacen, leo algo en sus blogs o webs, etc.

Hace pocos días hice esto mismo con alguien que había dado un +1 a un artículo mío en Google+. Al acceder a sus publicaciones observo que ha publicado el mismo artículo en ¡¡¡¡ 45 !!!!! comunidades de esa red.
Y además ni siquiera ha tenido la precaución de “esconder” esa publicación masiva, con lo que en su timeline de publicaciones se ve ese artículo repetido ¡¡¡ 45 !!! veces, una tras otra.
Publicar el mismo contenido en diferentes comunidades de Google+ es algo que Google penaliza, cuando te pilla.

¿Por qué te penaliza? Por spammer.

Esas comunidades tienen administradores que supervisan el contenido que en ellas se publica. Si tu contenido no está bien alineado con el tema central de esa comunidad son ellos mismos los que (a veces) marcan como spam tu artículo.

Si eso ocurre tu cuenta puede incluso ser bloqueada.

Hay mucha gente que solo entra a ellos para soltar ahí la promoción de su contenido.

Eso, además de estar mal visto, suele ser penalizado por los administradores del grupo.
Un grupo o una comunidad es mucho más que una ventana de promoción. Si quieres estar ahí y poder promocionar tus contenidos en ese lugar tendrás que ganarte ese derecho.

¿Cómo? Participando, dando antes de recibir, ayudando a otros con tus conocimientos, promoviendo o comentando lo que otros hacen…
Claro, es difícil creer que una persona puede hacer todo esto en ¡¡¡ 45 !!!! comunidades al mismo tiempo, ¿verdad?. Y eso solo en una red social. Imagino que habrá hecho lo mismo en tantas otras.
Exactamente esto mismo ocurre también con los agregadores: esos sitios maravillosos que te reportan bastantes visitas. Casi ninguno de ellos permite que entres exclusivamente a promocionarte. Es más, algunos lo prohíben expresamente y son bastante duros con aquellos que no cumplen las normas.

Pero… más allá de las posibles penalizaciones por uso inadecuado de redes o foros deberías hacer una reflexión sobre todo esto y preguntarte:

¿Realmente merece la pena difundir mis contenidos entre usuarios que son totalmente ajenos a mi temática principal?

¿No sería más adecuado abarcar menos espacio pero cultivar bien a un grupo definido de personas que realmente pueden tener interés en mí, en mis artículos y en mis productos o servicios?

Tu objetivo principal al difundir tus contenidos debe ser ambicioso. No solo debes perseguir que algunas personas lean puntualmente un artículo tuyo. Eso no sirve de nada porque esas personas van a olvidar tu contenido rápidamente, a no ser que llegues más allá en tu relación con ellas.
Por eso la verdadera clave de una difusión efectiva reside en la interacción.

Debes interactuar con la gente que va a recibir tu contenido antes, durante y después de la difusión.

Puede que al principio hagas esto por propio interés, es decir, porque necesitas que otros consuman tu contenido. Pero con el tiempo te irás dando cuenta de que interactuar puede proporcionarte, además de grandes ventajas de cara a tu negocio, un montón de satisfacciones personales.

Saber que estás siendo escuchado con atención por otras personas, saber que estas proporcionando ayuda, descubrir el enorme talento de otros, conectar con gente que lleva una vida muy distinta a la tuya y que tal vez vive en la cara opuesta del planeta…
Lo importante no es llegar a mucha gente, sino a la gente adecuada.

Tener muchos seguidores o lectores o suscriptores de baja calidad no solo no te va a ayudar a hacer crecer tu negocio sino que además te va a proporcionar pocas satisfacciones personales.

Voy a corresponderte interesándome por ti, investigando quién eres, leyendo tu blog o web y echándote un cable en lo que pueda.

Cómo difundir contenidos: ayuda básica para no pifiarla
5 (100%) 45 vote[s]

Insira o seu endereço de email para receber as novidades:

Delivered by FeedBurner